lunes, 29 de junio de 2009

Dia 28 junio, domingo. Saint Caprais de Blaye- El Barp (103 km) planitos.

Esta etapa no ha sido tan interesante com la de ayer. De Etuliers a Blaye (14 km) hay un carril bici como nunca habia visto, he ido rauda y veloz para llegar a tiempo a la salida del primer barco del dia que cruza el rio, apròximadamente sobre las 9:30, sino pillaba ese o me iba bordeando el rio hasta el puente de Eifield o me esperaba al siguiente barco que salia a las 12:00. Cruzar el rio ha sido de lo mejor de la etapa, bueno tambien conocer a la gente de la Asociacion de peregrinos de Grandignan.
Lo que más me ha costado ha sido soportar el calor intenso que desprendia el asfalto. Cuando he llegado a Blaye aun faltaban 20 min para zarpar y ya habia cola de coches. Me he hecho la loca y me he plantado la primera en el muelle. Detrás de mi llegaba un tandem y otras dos bicis de montaña. El tandem lo llevaban una pareja de ancianos , a el hombre se le veia muy fuerte y la mujer para su edad estaba toda fibrada y seguro que tambien tiraba bastante. Nos hemos presentado y para mi sorpresa los ancianos eran de Inglaterra y los de btt eran americanos, he intentado mantener una conversación pero se me mezclaba el francés con el ingles. Por favor ! Que vergüenza! La pareja americana tendrian unos 42 años e iban de cicloturismo por toda la costa atlantica, los ancianicos iban tambien de cicloturismo por la costa pero solo por carretera. Mientras esperabamos la partida la chica americana me ha hecho muchas preguntas sobre el Camino y me ha pedido una foto juntas para darsela a su padre, ya que él lo habia hecho hacia 10 años y le haria mucha gracia encontrar una peregrina por allí. El viaje en barco solo dura 20 min y cuando hemos llegado a tierra cada uno ha seguido un camino diferente.
Esté tramo hasta Bourdeux es muy plano y va por camino y carreterillas locales. Segun la información recogida antes de partir, se suponia que era una zona con muchos viñedos y casas encantadoras. Eso solo era un pequeño tramo pues cuanto más me acercaba a la gran ciudad más urbanizaciones aparecian. Al final ha resultado ser un poco montono. La entrada de Bourdeux no tiene ninguna señalización del Camino pero esta vez si que llevaba la ruta señalizada en el GPS y no me ha costado nada llegar al centro. ´Domingo + verano + ciudad es una mala convinación para encontrar ambiente. He comido en una terracita junto a un parque y me he puesto a charrar con 3 hombres que lo custodiaban con su tetrabick y sus perrillos. Ha esta hora aun no estaban piripis y me han indicado muy bien como salir de la ciudad. De todas maneras parece un trazado bastante cuadriculado y no he tenido ningun problema. Estaba a punto de salir de Bourdeux cuando me he tenido que parar por el calor que hacia, no hay manera de abanzar. He comprado dos botellas de litro y medio de agua y he tirado para alante. Me parece que hoy ha sido el dia que más agua he bebido.
Al llegar a Grandignan he visto la asociacion de peregrinos que me habia indicado mi angelico Didier de San Capraix. En ese momento llegaba el secretario de la asociacion y me he invitado a pasar. La verdad es que está en un lugar privilegiado, alrededor de unos edificios muy antiguos y un parque precioso. Dentro del edificio no se nota el calor axficiante y me han dado un litro de agua con jarabe de menta bien resquito. Al poco de estar allí ha aparecido el presidente ,un señor muy alto y elegante con el que he podido hablar algo en castellano. Me han recomendado un sitio para dormir e incluso han llamado a la propietaria. No es un albergue sino una casa rural y segun ellos es encantadora como su propietaria. Bueno, pues vamos para allà.

Esta gente de Grandignan me han parecido super cordiales y metidos al 100% en el Camino. Lastima que no contacté con ellos antes pues seguro que me hubiesen ayudado mucho. El presidente se va en pocos dias a realizar el camino en velero, partirá de la costa francesa hasta la Coruña y de allí a Santiago. El camino es bastante asequible para las bicis hasta Le Barp, sigue siendo plano y la tierra dura. Al llegar a mi destino me ha costado un poco encontrar la casa y al final metiendome por un senderillo he llegado, estaba detrás de un hipodromo y eso me habia despistado, allí he dormido en una casita pequeñita pequeñita en mitad del campo. Al lado de esta hay otra grande donde se hospedaban unas cuantas parejas bastante adineradas. Desde mi habitacion oigo a los 10 pijillos jugando al golf borrachos como cubas, ja os aseguro que no daran ni una bola. La dueña de la casa es todo un personaje y me ha preparado una cena vegetariana en el jardin.
Un abracico
Buenas noches